Ives Ota y el perdón