José Mejía Aguilera, el rehén que anunció su propia muerte