Kyara Acuña, el susto del Toro