“Daba una sensación espiritual”