“Nos están matando a nuestros hijos”