“¿Qué me viene a decir, que mi hijo está muerto?”