“Rezábamos para que no fuera él”